Rossana es una joven que lucha para acercar la tecnología a productores del campo

Por Redacción

Imagen: Cortesía

 León, Gto. Tecnificar el campo es una tarea pendiente en México que la joven guanajuatense Rossana Tornel Vázquez tiene muy clara; por eso busca que grandes y pequeños productores guanajuatenses accedan a la tecnología para eficientar sus cultivos.

Esa es su meta y para ello trabaja en el proyecto TAHLI. Trabajar en algo que le apasiona, como lo es el campo, le hizo ver las necesidades de la gente que trabaja la tierra y ahora quiere ayudar de una manera más funcional aplicando los datos y la tecnología con un proyecto que ayude a cerrar brechas tecnológicas.

“Yo sé que puedo hacerla disponible a un bajo costo para los agricultores porque este tipo de tecnología o de información que se está metiendo en el sector agrario no está disponible para ellos, ya que actualmente es muy costosa. Pero podemos hacer ese cambio”, comentó Rossana, quien fue parte de la primera generación que recibió la Beca Talentos de Exportación.

Ella tuvo la oportunidad de estudiar una maestría en Economía Agraria, Alimentaria y de los Recursos Naturales en la Universidad Politécnica de Madrid,  España,  a través de las becas que otorga el Instituto para el Desarrollo y Atención a las Juventudes del Estado de Guanajuato (JuventudEsGto antes Educafin).

“Yo, la verdad, agradezco muchísimo. Porque cuando inviertes en educación haces un efecto spillover, o sea, se derrama para todos lados porque creo yo que al menos no sólo es el hecho de esto, sino que nos han hecho hacer comunidad y, entonces, estos enlaces que tenemos porque no sólo es la beca, hay muchas que solo te dan la beca y listo, pero al menos aquí en Guanajuato se han preocupado por hacer comunidad y de conectarnos, y creo que justamente se puede multiplicar todo eso”.

La joven ahora busca dejar una herramienta que sea de interés para el  agricultor pero que también resulte benéfica al adaptarse a sus necesidades y coadyuve en temas de sostenibilidad para su  tierra y su bolsillo.

Ver a su mamá estudiar una maestría, fue para Rossana Tornel una inspiración al  ver que pudo estudiar, trabajar y sacar adelante a la familia.

Esa es la razón por la que al recibir la beca se comprometió a hacer algo que impacte y que pueda ayudar a otras personas y se den cuenta de que las cosas se están haciendo bien.

Te podría interesar

UG otorga distinción “Pedro Bautista Lascuráin de Retana” a cinco académicas

Estudiante UG trabaja en la degradación de fármacos en aguas residuales

La seguridad hídrica es el reto del milenio, aseguraron en las V Jornadas del Agua UG

Catedrático de Nagaoka impartió la conferencia De la Innovación al Impacto Social