Presenta Federico Velio su libro “El Último Trago”, un recorrido por la vida y obra de José Alfredo Jiménez

Texto e imagen: Uriel Cázares

Guanajuato, Gto.- Este martes el periodista e historiador Federico Velio, presentó en el Congreso local, su libro “El Último Trago”, en el cual relata aspectos de la vida y obra de José Alfredo Jiménez a 50 años de su muerte.

“José Alfredo Jiménez ha sido visto tradicionalmente como el cantante popular, el cantante de la radio, pero también como el cantante de la borrachera, el cantante del machismo y los mexicanos no habíamos dimensionado el valor estético de su canto, el valor estético de sus letras y es hasta que muere que prácticamente empieza a lograrlo”.

En compañía de un trío, Velio hizo un recorrido por composiciones de José Alfredo Jiménez como, “Qué bonito amor”, “Un mundo raro” y “En el último trago”.

La obra de Federico Velio se divide en tres capítulos; el primer capítulo habla del machismo mexicano; en el segundo retoma a José Alfredo como objeto de estudio; y en el tercero hace una reflexión sobre las canciones del compositor.

Durante la presentación, el historiador y periodista, señaló que dichas composiciones hacen referencia a nuestras raíces campesinas, recordó que el José Alfredo vivió en Santa María La Ribera, una colonia marginal, pero en zona urbana, “considero que la canción donde expresa esa nostalgia por el campo y es la explicación del fenómeno de la ciudad como hecho emergente en la historia de México”, es “El hijo del pueblo”.

Federico Velio, explicó que José Alfredo “fue deconstruido sobre todo después de muerto y quien lo llevó a ese espacio de ser deconstruido fue Chavela Vargas quien lo lleva a Europa y de allá se nos regresa con Carlos Monsiváis y Carlos Monsiváis reivindica el valor de poeta popular, el poeta del desamor, el poeta de la desolación, pero sobre todo, José Alfredo que nunca se asumió como poeta, José Alfredo se asumió como un hombre de pueblo y por eso, nos regaló una canción en la que se identifica con nosotros y nosotros nos identificamos con él, con “El hijo del pueblo”.

El historiador dijo que a “José Alfredo lo podemos cantar cuando estamos enamorados, cuando estamos ilusionados también, no solamente cuando tenemos el pretexto de ponernos bien chachalacos con un tequilita o un mezcal, o cuando queremos amar o queremos que nos amen, esta canción, me parece representativa de esta forma de poesía popular que además rompe con el esquema de una composición poética más compleja como es Un Mundo Raro”.

Te podría interesar

Más de 3 mil personas de comunidades rurales de León acuden al llamado de Libia

Convoca Samantha Smith a más de 300 mujeres líderes de la capital 

Instalan kits de videovigilancia en nueve puntos más en Guanajuato capital

Da cumplimiento IEEG a sentencia del TEEG