Permiso para trabajar o apoyos económicos, pide la industria de eventos en León

Texto e imagen: Alicia Arias

 León, Gto. Que los dejen trabajar o que el gobierno los apoye económicamente, fueron las demandas de un centenar de integrantes de la industria de eventos que esta mañana marcharon por el centro de la ciudad para protestar contra la políticas del gobierno estatal que les prohíbe trabajar en la realización de eventos como una medida sanitaria ante la pandemia del COVID-19.

El contingente de manifestantes partió a las nueve de la mañana del Arco de la Calzada, marchó en silencio hasta llegar a la zona peatonal, donde permanecieron por cerca de media hora y entregaron un pliego petitorio que fue recibido por personal de la Oficialía de Partes de la Presidencia Municipal de León.

Desde noviembre están en paro cerca de 300 mil trabajadores de la industria de eventos en León. FOTO/ALICIA ARIAS

El pliego está dirigido al gobernador del estado, Diego Sinue Rodríguez vallejo; y al alcalde de León, Héctor López Santillana; y está firmado por Leticia Velázquez, Aramín Mejía y Sujey Romero.

Entre las demandas piden abrir en la primera semana de febrero los recintos para eventos que cuenten con el “Certificado Guanajuato Sano” con un aforo de hasta el 30 por ciento de su capacidad y siguiendo los protocolos registrados.

Si no autorizan la reapertura de los aforos piden apoyo económico a fondo perdido de al menos 80 mil pesos mensuales para cada empresa que esté cerrada; además, solicitan apoyos económicos a fondo perdido de las cancelaciones de eventos que se hicieron a partir de este mes.

Se sienten defraudados

Las y los manifestantes dijeron sentirse defraudados porque las autoridades las obligaron a capacitarse e invertir para obtener el “Certificado Guanajuato Sano” como una condición para operar durante la pandemia; sin embargo, “ni nos dejan abrir, ni nos apoyan”.

Martha Romero Rodríguez, quien encabezó la manifestación, dijo a los medios de comunicación que ya tienen 10 meses parados porque las autoridades prohíben realizar eventos. Cuando el estado estuvo en semáforo naranja pudieron trabajar por algún tiempo, pero, nuevamente, desde el mes de noviembre pasado están detenidos y sin ingresos cerca de 300 mil trabajadores y trabajadoras de la industria, como los músicos, floristas, organizadores de eventos, propietarios de recintos, meseros, cocineros y personal de aseo, entre otros.

Hay músicos que ya han tenido que empeñar y vender sus instrumentos porque no tienen dinero y los gastos no se detienen. “Lo que en años conseguimos ahora se está perdiendo”, comentó Martha Romero, al señalar que en estos primero meses del año se tiene que pagar el predial, el refrendo de la tarjeta de circulación y más impuestos. “Todo tiene que salir y no entra nada”, concluyó.

Te podría interesar

Durante la pandemia incrementaron los accidentes de menores en el hogar

Analizan opciones para reactivar el Bulevar Adolfo López Mateos

Por buenas prácticas reconocen a la secretaría de seguridad de León

En seis meses quedó listo el nuevo puente peatonal del bulevar Morelos