La regularización del cannabis en México. A detalle. Lo que debes saber

Por Uriel Cázares

Guanajuato, Gto.- Con la aprobación de la Ley Federal para la Regularización del cannabis en México, las personas mayores de edad podrán sembrar, cultivar, cosechar, aprovechar, preparar, portar, transportar y consumir marihuana en territorio nacional.

Para todo se requerirá licencia. Vamos descartando a los menores de edad, involucrarlos en cualquier parte del proceso es un delito que se castiga.

Qué es lo que sí

La Ley estable que el uso del cannabis y sus derivados autorizados son “Uso Adulto”, de Investigación e Industrial, cualquier conducta que permita esta ley no podrá ser objeto de persecución penal y discriminación.

Se creará el Instituto Mexicano para la Regulación y Control del Cannabis, como un órgano desconcentrado de la Secretaría de Salud, responsable de la aplicación de esta Ley. Ahí es donde habrá que sacar licencias. Mismo que deberá quedar constituido a más tardar dentro de los seis meses posteriores a la entrada en vigor del presente Decreto

Uso Adulto

Podrás usar cannabis, fumar en tu casa y en espacios públicos y privados autorizados por el Instituto;  siempre y cuando no haya menores de edad presentes y los adultos otorguen su consentimiento; prácticamente que no se afecte a terceros por aquello del humo, del “borregaso” dirían los expertos.

Si quieres fumar en tu casa, se podrá, sin necesidad de una licencia, pero!!!, si el humo le llega al vecino, la ley indica que debes poner “barreras físicas” para impedir que llegue el humo, o la otra es, obtener el consentimiento del vecino.

“Queda prohibido consumir cannabis psicoactivo y sus derivados en todo establecimiento comercial con acceso público y en todo lugar donde esté prohibido el uso de tabaco conforme a la Ley General para el Control del Tabaco”.

En cuanto a la posesión, se permite hasta 28 gramos, libremente,  sin multa ni nada.

“Tratándose del cannabis psicoactivo, solo será sancionada penalmente la posesión cuando sea superior a 200 gramos. La posesión del cannabis psicoactivo en una cantidad superior a los 28 gramos establecidos por la Ley General de Salud e inferior a los 200 gramos a que se refiere este artículo solo será sancionada con multa, en los términos del artículo 56 de la Ley Federal para la Regulación del Cannabis.

La comercialización es también permitida como “Uso Adulto”, pero solo se venderá en Establecimientos Autorizados, hay que sacar licencia y solo se podrá vender la marihuana regulada, aquella que está regulada desde su cultivo; y quien vende adquiere responsabilidades y obligaciones por ley como fomentar actividades educativas.  Para quien quiera más detalles sobre la comercialización consultar el artículo 24 de la ley.

Muy importante en cuanto a la comercialización, el artículo 25 señala que queda prohibido comercializar cualquier producto que exceda el porcentaje de niveles de THC, de CBD o de la combinación de ambos, autorizado por el Instituto.

Así que, lo que compres en estas tiendas autorizadas vendrá de un proceso de producción certificado, todos con licencia, desde quien cultiva, produce, almacena, transforma, transporta y comercializa, porque hasta en Farmacias habrá, pero todos, con licencias autorizadas, quien lo haga SIN…estará cometiendo un delito.

Ahora bien, para poder comercializar, el producto deberá estar etiquetado y empaquetado de acuerdo a lo autorizado por el Instituto. No se permite vender más de 28 gramos por día a la misma persona, ni vender productos mezclados con otras sustancias tales como alcohol, nicotina, tabaco, cafeína, bebidas energizantes o cualquiera otra, considerada o no como psicotrópica, que aumente, real o potencialmente los efectos del cannabis psicoactivo y sus derivados.

Para quienes quieran cultivar para autoconsumo, la cantidad de plantas permitida por persona en casa son cuatro; pero si vive más de una persona mayor de edad en la misma casa, independientemente de eso, en total se podrán tener seis. Imaginen un departamento de solter@s, una comuna, por eso todo está regulado, el siguiente paso sería formar una Asociación

Así es, quienes así lo deseen podrán crear Asociaciones de Consumo de Cannabis Psicoactivo.

Estas asociaciones podrán constituirse por un mínimo de 2 y un máximo de 20 personas asociadas, mayores de edad. Ya en asociación, ahora sí, cada asociado podrá sembrar “hasta 4 plantas de cannabis psicoactivo por persona asociada al año y cosechar, aprovechar y preparar el producto de estas”.

Esta Ley considera 5 licencias:

1.- Cultivo: Incluye la adquisición de semilla o plántula, la siembra, el cultivo, la cosecha y preparación del cannabis; 2.- Transformación: Incluye la preparación, la transformación, la fabricación y la producción del cannabis; 3-. Comercialización: Incluye la distribución y la venta al público del cannabis, sus derivados y productos; IV.- Exportación o importación: Incluye la distribución y venta fuera del territorio nacional, así como el ingreso a este, de cannabis no psicoactivo o productos elaborados a base de este, en los términos de las leyes, tratados internacionales y demás normatividad aplicable, las cuales deberán precisar su destino u origen, respectivamente, y V. Investigación: Incluye la adquisición de semilla o plántula, la siembra, el cultivo, la cosecha, la preparación y la transformación del cannabis y sus derivados, exclusivamente en las cantidades y en los términos del protocolo de investigación aprobado por el Instituto.Ninguna de las licencias a que este artículo se refiere implica actividad alguna relacionada con el uso medicinal, paliativo o farmacéutico del Cannabis y sus derivados.

Uso Investigación

Para quienes estén interesados en el uso del cannabis para fines de investigación, todo lo relacionado está en el capítulo IV, artículo 27.

Se aclara que en lo relativo a la investigación con fines médico, farmacéutico o paliativo, se sujetará a lo dispuesto por la Ley General de Salud y la demás normatividad aplicable.

Uso Fines Industriales

Para fines industriales se dedica el Capítulo V. Se permite el uso industria a personas mayores de edad y sociedades mercantiles constituidas legalmente; con excepción de la investigación del uso medicinal del Cannabis y sus derivados. (Art. 29)

El consumo del cannabis para fines médico, farmacéutico o paliativo, se regirá por lo dispuesto en la Ley General de Salud y demás normatividad aplicable.

Se permite la transformación y comercialización de productos elaborados con cannabis NO psicoactivo, para los usos contemplados en esta Ley.

En este sentido, “el porcentaje del 1% en concentraciones de THC en cannabis, se tomará como un estándar base para la determinación del cannabis no psicoactivo”.

Lo que No se permite el consumo de cannabis psicoactivo en áreas de trabajo, públicas o privadas. Realizar toda forma de publicidad, promoción o patrocinio, directa o indirectamente en cualquier medio, del cannabis psicoactivo y sus derivados. Conducir cualquier vehículo, manejar u operar equipo o maquinaria que pueda causar peligro bajo los efectos del THC. Proveer de manera gratuita cannabis psicoactivo, sus derivados y productos elaborados con base en este. Vender por internet y vender productos que solo contenga THC o aquellos que no cumplan con la relación THCCBD determinada por el Instituto.

Lo que también debes saber

De entrada, la Ley habla de dos principales motivos para su creación: la libertad de cada persona a decidir, desde un enfoque de salud pública y derechos humanos, el consumo o no de cannabis; y la segunda y muy importante en nuestros tiempos:

“Prevenir y combatir las consecuencias del consumo problemático del cannabis psicoactivo y contribuir a la reducción de la incidencia delictiva vinculada con el narcotráfico, fomentando la paz, la seguridad y el bienestar individual y de las comunidades”, (Art. 1)

Pues bien, la reducción de la incidencia delictiva está por verse, habrá que esperar, habrá que tomar la fotografía de las estadísticas en este momento. En cuanto al respeto a los derechos humanos se refiere, ya se verá también si ciudadanos y seguridad pública entienden y se conduce de acuerdo a la Ley; porqué, lo primero que se tiene que saber es que hay que tener permiso para todo. No es así de fácil.

Uno de los Ejes Rectores que motivaron la creación de esta ley, es el empoderamiento de pueblos y comunidades indígenas, personas campesinas, ejidatarios y comunidades en situación de marginación, quienes tendrán preferencia “en el goce de los derechos que se derivan de esta Ley, así como en el otorgamiento de licencias”, lo que incluye asesoría y acceso a financiamiento de la banca de desarrollo y comercial. Y con mayor preferencia cuando se trate de mujeres.

Las conductas o actos que comprendan los usos del cannabis, para los fines autorizados por esta Ley, no podrán ser objeto de persecución penal, ni causa de discriminación.

Por último, tratándose de las conductas relacionadas con el cannabis psicoactivo, la pena de prisión será de cinco a diez años. Artículo 195.

Este dictamen de Ley aprobado por el Senado de la República el pasado 19 de noviembre debe pasar a la Cámara de Diputados antes del 15 de diciembre.

Te podría interesar

En 12 municipios de Guanajuato podría haber Ayuntamientos independientes. Elecciones 2021

Inauguran la primera ecovía de Guanajuato capital

Reinstalarán paradas de transporte público en zona centro de Guanajuato

Regresar al semáforo rojo llevaría al cierre de 600 bares y cantinas en el estado