Inauguran “Papalote de maíz” en el Santo Café tras nutrida agenda de artes visuales durante 2023

Texto e imagen: Rodrigo Cuevas

Guanajuato, Gto.- La sexta y última exposición del año fue inaugurada en el Santo Café, emblemático restaurante del puente del campanero. Los artistas Isabel Padilla y Roberto Tamayo compartieron una íntima exposición que reúne fotografías y dibujos de momentos cotidianos en los que se observan objetos, arquitecturas y entornos naturales que invitan a hacer una pausa al observador para contemplar sus formas y perspectivas, en una revalorización del tiempo y la atención.

 

El blanco y negro de las fotografías de Isabel y los trazos de grafito del dibujo técnico de Roberto
parecen corresponderse como cartas visuales que declaran una historia de amor de pareja a través del
cuidado que tienen en sus técnicas y la mirada atenta a la permanente impermanencia. Aunque ambos
se dedican a actividades profesionales que no se vinculan al quehacer artístico, como pareja encuentra
en el arte un espacio seguro para verter su vocación más humana.

Entre las fotografías y dibujos se puede encontrar referencias explícitas al nombre de la exposición. No
obstante, Isabel, que vive en León, explica que el nombre fue algo que surgió espontáneamente y que
bien podría reflejar la esencia de cada uno: ella como un papalote que se deja llevar por el viento y él,
residente de Guanajuato capital, como una mazorca de maíz que crece, con el debido cuidado, en
silencio. La exposición estará hasta finales de enero de 2024.

Arte y comida en el Santo Café

La responsable de la gestión y la museografía de esta y las otras cinco exposiciones realizadas en Santo Café a lo largo de este año es la artista Cintli Canul. Con propuestas de profesionales y emergentes, en su mayoría locales y también foráneos con un vínculo especial a la capital del estado como fue el caso de Yesenia De León Garza, originaria de Nuevo León, la gestora destacó la temática de esta exposición que cierra un ciclo.

“Es muy simbólico porque es momento de detenerse y agradecer por todo lo que hemos estado recibiendo, por la oportunidad de poder vivir un nuevo ciclo. Se me hace bonito que estos artistas nos compartan esos momentos únicos que los hicieron sentir tan bien y que no se repetirán”, comentó.

Por su parte, Robert Hoffman, uno de los socios fundadores del Santo Café, sitio emblemático de la
ciudad que, desde su creación en 2004, combina diversidad de bebidas y comidas regionales con las
artes visuales, también manifestó su satisfacción. “Muy contento de haber dejado este trabajo a una
profesional. Tener a una persona estudiada en arte, una maestra, le da un auge a este proyecto”, dijo.

Próximos a cumplir 20 años desde su fundación, las exposiciones gráficas han sido una constante y
actualmente siguen haciendo gozar a su fiel público, en su mayoría familiar. “Es padrísimo ver familias
que vienen y ver que son los niños los que reaccionan con el arte. Y las preguntas con las que confrontan
a sus papás…(ríe)”, concluyó el austriaco afincado en Guanajuato.

Te podría interesar

OSUG, Laura Reyes y Coro UG festejarán “La meca de la música”

Sobreviviente al ataque nuclear de Nagasaki presentó libro testimonial

GIFF abre convocatoria para concurso nacional de guion

Obras de Daris Rubio y Johan Falkman integran la primera temporada de exposiciones de la UG