Gran concierto ofreció Tambuco en el Teatro del Bicentenario

Alicia Arias

 León, Gto. Es Tambuco.

El cuarteto mexicano de músicos percusionistas ofreció un único concierto en el Teatro del Bicentenario Roberto Plascencia Saldaña, teniendo como solista invitada a la joven pianista de origen cubano Ana Gabriela Fernández.

Alfredo Bringas, Miguel González, Raúl Tudón y Ricardo Gallardo ejecutaron, como  siempre, con una gran maestría y virtuosismo obras de la música contemporánea, entre ellas, tres que fueron escritas ex profesamente para Tambuco: El devenir de la noche, del mexicano Héctor Infanzón; Smell of the Earth, del austriaco Tristan Coehlo, Soundscape I, de Raúl Tudón;  y Two Vortices and a Gost, de Ricardo Gallardo.

El programa contempló seis piezas musicales, comenzado por El devenir de la noche, y siguiendo con el Segundo Movimiento del Cuarteto de Cuerdas en fa mayor, Smell of the Earth, Soundscape I, Rain Tree y Mallet Quartet, hasta concluier con Two Vortices and a Ghost, ésta última con tres movimientos.

En esta ocasión, Tambuco interpretó melodías ejecutadas en instrumentos de maderas y acero, en su mayoría, como la marimba y el vibráfono.

Con esa enorme sensibilidad y capacidad técnica Tambuco convocó al público a vivir “el milagro de la música” con toda su experiencia a cuestas y amplio conocimiento de la música universal.

Este 2019 la agrupación está cumpliendo 26 años de vida musical con una trayectoria que los ha colocado entre las mejores agrupaciones musicales de México y les ha dado un lugar privilegiado en el escenario internacional, siendo nominados al GRAMMY en cuatro ocasiones y habiendo recibido importantes galardones y reconocimientos de organismos internacionales como el premio Japan Foundation Award for Arts and Culture.

Durante más de hora y media, el público pudo apreciar y constatar el porqué de la fama y respeto que Tambuco se ha ganado  muy a pulso, al grado de ser de las pocas agrupaciones mexicanas que tienen el poder de inspirar a grandes compositores internacionales para que escribir música para ellos, para Tambuco.

Y qué decir de la admirable habilidad en la ejecución de la pianista Ana Gabriela Fernández, quien interpretó junto al cuarteto la pieza Two Vortices and a Ghost, escrita por Ricardo Gallardo, quien también funge como director artístico de Tambuco.

Los asistentes supieron reconocer y agradecer “el milagro de la música” y con una despedida de nutridos aplausos lograron que los cinco músicos volvieran a interpretar el último movimiento de Two Vortices and a Ghost.

La mitad del público los despidió con el máximo reconocimiento que puede darle a un artista: poniéndose de pie… es Tambuco.

Te podría interesar

Arranca SAPAL construcción de obras pluviales que beneficiarán a 21 mil habitantes

Del 18 al 22 de septiembre se llevará a cabo la cuarta edición del FFIEL

El voto de los mexicanos en el extranjero, un sistema blindado por construir

Clausura el gobernador Expo Agua 2019, reconoce el trabajo de la CEAG