El rápido crecimiento de la economía digital reclama una respuesta de política coherente

Por Redacción

Imagen: Alicia Arias

Ginebra, Suiza. El crecimiento de las plataformas digitales conlleva oportunidades y problemas para las y los trabajadores y las empresas. Según la edición más reciente del informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) Perspectivas Sociales y del Empleo en el Mundo 2021, las plataformas digitales de trabajo se han multiplicado por cinco en el último decenio.

Este crecimiento ha puesto de manifiesto la necesidad de un diálogo internacional sobre políticas y cooperación en materia de reglamentación, que permita una actuación más coherente en favor de oportunidades de trabajo decente y el impulso del crecimiento de empresas sostenibles.

Según el informe Perspectivas Sociales y del Empleo en el Mundo: El papel de las plataformas digitales en la transformación del mundo del trabajo, las plataformas digitales están abriendo nuevas posibilidades, en particular, para las mujeres, las personas con discapacidad, las juventudes y las personas que quedan al margen de los mercados laborales convencionales.

En lo que respecta a las empresas, las plataformas les permiten acceder a una base de colaboradores  amplia, flexible y con calificaciones diversas, además de ampliar su base de clientes.

El informe gira en torno a dos tipos principales de plataformas digitales de trabajo: las plataformas digitales web, en las que las personas trabajadoras realizan sus tareas en línea y de modo remoto, y las plataformas basadas en la localización, en las que unas personas, como operadores de taxis o repartidores, ejecutan su trabajo en una localización geográfica determinada. Sus conclusiones se basan en encuestas y entrevistas realizadas a cerca de 12 mil trabajadores y trabajadoras y representantes de 85 empresas de distintos sectores y lugares del mundo.

Nuevos problemas para las y los trabajadores y las empresas

 Los problemas para trabajadores de las plataformas guardan relación con las condiciones de trabajo, la regularidad del mismo y de los ingresos, y la imposibilidad de gozar de los derechos a la protección social, la libertad de asociación y de negociación colectiva.

Las horas de trabajo suelen ser prolongadas e imprevisibles. La mitad de los trabajadores de plataformas digitales ganan menos de 2 dólares de los Estados Unidos por hora. Además, en algunas plataformas hay brechas notables de remuneración. El informe señala que la pandemia de COVID-19 ha puesto muchas de estas cuestiones aún más en evidencia.

Muchas empresas se topan con el problema de la competencia desleal, la falta de transparencia con respecto a los datos y la fijación de precios, además de comisiones costosas. Por su parte, las pequeñas y medianas empresas (pymes) tienen dificultades para acceder a financiamiento y a infraestructura digital.

Las nuevas oportunidades creadas por las plataformas digitales de trabajo están volviendo cada vez más difusa la clara distinción que solía haber entre asalariados y autónomos. Las condiciones laborales, en general, vienen determinadas por los términos del contrato de servicios que suelen definirse unilateralmente. Cada vez es más frecuente que las tareas de asignar y evaluar el trabajo, y de gestionar y supervisar al personal dependan de algoritmos, y no de personas.

El informe apunta a la necesidad de políticas coherentes y coordinadas frente al hecho de que las plataformas operan en distintas jurisdicciones, para conseguir que ofrezcan oportunidades de trabajo decente e impulsen el crecimiento de empresas sostenibles.

“Las plataformas digitales de trabajo están abriendo oportunidades que antes no existían, en particular para las mujeres, los jóvenes, las personas con discapacidad y los colectivos marginados en todo el mundo. Es un factor positivo. Los problemas nuevos que plantean deben solucionarse mediante el diálogo social internacional a fin de que los trabajadores, los empleadores y los gobiernos puedan beneficiarse plenamente y por igual de estos avances. Con independencia de su situación contractual, todos los trabajadores tienen que poder ejercer sus derechos laborales fundamentales, indicó el director General de la OIT, Guy Ryder.

La brecha digital

La distribución de los costos y beneficios de las plataformas digitales en el mundo es muy desigual. El 96 por ciento de las inversiones en este tipo de plataformas se concentra en Asia, América del Norte y Europa. El 70 por ciento de las ganancias se concentra en solo dos países: Estados Unidos y China.

El trabajo en plataformas digitales web es externalizado por empresas del norte y realizado por trabajadores del sur, que ganan menos que sus homólogos de los países desarrollados. Esta desigualdad de crecimiento de la economía digital perpetúa la brecha digital y podría agravar las desigualdades.

De cara al futuro

Muchos gobiernos, empresas y representantes de trabajadores, entre otros, sindicatos, han comenzado a ocuparse de algunas de estas cuestiones, pero las respuestas son diversas y ello provoca incertidumbre para todas las partes.

El hecho de que las plataformas digitales de trabajo operen en varias jurisdicciones plantea la necesidad de diálogo y coordinación a nivel internacional en torno a las políticas, a efectos de conseguir la seguridad reglamentaria y la aplicación de las normas internacionales del trabajo, puntualiza el informe.

En el informe se exhorta al diálogo social y la cooperación internacional en materia de reglamentación entre las plataformas digitales de trabajo, los trabajadores y los gobiernos, para lograr con el tiempo la aplicación de una estrategia más eficaz y congruente respecto de una serie de objetivos que permitan:

  • La clasificación correcta de la situación laboral de los trabajadores, en consonancia con los sistemas de clasificación de los países.
  • Transparencia y rendición de cuentas respecto de los algoritmos, tanto por lo que respecta a los trabajadores como a las empresas.
  • El goce del derecho a negociar colectivamente de los trabajadores por cuenta propia de las plataformas.
  • El acceso de todos los trabajadores, incluidos los trabajadores de las plataformas digitales, a prestaciones de seguridad social adecuadas, mediante la ampliación y adaptación de los marcos de política y jurídicos cuando proceda.
  • El acceso de los trabajadores de las plataformas, cuando así lo decidan, a los tribunales de la jurisdicción local.

Te podría interesar

Durante la pandemia incrementaron los accidentes de menores en el hogar

Prejuicios y violencia son un obstáculo para garantizar paridad política

Analizan opciones para reactivar el Bulevar Adolfo López Mateos

Inicia segunda fase de afiliación al IMSS de trabajadoras del hogar