Crece y preocupa la contaminación atmosférica en Salamanca

Por Uriel Cázares Imagen: archivo

Salamanca, Gto.- Luego de que se anunciara que la Termoeléctrica de la Comisión Federal de Electricidad en Salamanca, usaría combustóleo para su operación por la escasez de gas natural, la concentración de contaminante atmosféricos en Salamanca que afecta también a Irapuato y Celaya, va de mal en peor.

Fue el pasado 18 de febrero cuando la Secretaría de Medio Ambiente y Ordenamiento Territorial (SMAOT) lamentó el anunció de la Termoeléctrica de la CFE y el uso de combustóleo, por lo que se veía venir el incremento de niveles de contaminante permitidos para la salud humana.

Ese mismo día se reúne el Comité Técnico de Contingencias Ambientales Atmosféricas de Salamanca, en donde Ma. Isabel Ortiz Mantilla, secretaría de Medio Ambiente y Ordenamiento Territorial, pediría a la CFE detalles de mezcla y días de uso de combustóleo con el objetivo de prevenir y cuidar la población del municipio de Salamanca.

En respuesta, representantes de la Refinería Ing. Antonio M. Amor, aseguraron que no se utilizaría el uso de combustóleo pese a la escasez de gas natural, por lo que se comprometieron a trabajar con gas propio y no de la red de gas natural.

Sin embargo, para el 19 de febrero, se reportan incrementos en las concentraciones de dióxido de azufre (SO2) y de partículas menores o iguales a 2.5 micrómetros, conocidas como partículas PM2.5. Concentraciones superiores de cuatro a siete veces más al promedio de 20 ppb (partes por billón).

Para el 20 de febrero la SMAOT, advierte a la población de Salamanca de la mala calidad del aire, por lo que invita a mantenerse informada a través de su página web.

El dióxido de azufre (SO2) es un gas incoloro e irritante que afecta las vías respiratorias superiores en personas dificultando la respiración y afectando la salud de las personas.

El SO2 se produce principalmente por la quema de combustibles fósiles con alto contenido de azufre, como es el caso del combustóleo.

En combinación con el agua, el SO2 se convierte en ácido sulfúrico, que es el principal componente de la lluvia ácida la cual provoca serias afectaciones a la biodiversidad y erosión de suelo.

Pese a la insistencia del gobierno de Guanajuato, a través de la Secretaría de Medio Ambiente, para conocer ha detalle sus operaciones, la Central Termoeléctrica de Salamanca (CTS) no ha dado respuesta alguna.

La SMAOT pide a la población de Salamanca, Irapuato y Celaya estar al pendiente de la calidad del aire a través de su página oficial (clic aquí)

Te podría interesar

Durante la pandemia incrementaron los accidentes de menores en el hogar

Prejuicios y violencia son un obstáculo para garantizar paridad política

Anuncia UG el programa “Ciencia Apantallante”, cápsulas animadas de divulgación

Laura Galván supera al equipo estadounidense en Austin, Texas. Gana primer lugar.