Advierte especialista del agua contaminada en el noreste del estado. Se está extrayendo a 300 metros.

Texto e imagen: Uriel Cázares

Guanajuato, Gto.- Cada vez la profundidad de la que se extrae agua de los pozos del estado es más profunda, la realidad es que ya se está extrayendo a 300 metros de profundidad, una agua muy antigua, que está contaminada de arsénico y fluor,  esto se está dando en el noreste del estado de Guanajuato, expuso Alejandro Lino en la conferencia “Crisis del Agua y Ecotecnias como desafío”.

Claro que no son los datos que reconocen las autoridades, estos datos son de una asociación civil de San Miguel de Allende, “Caminos de Agua”, aclaró durante su conferencia magistral en Escarola, como parte del evento “Manos a la Tierra”, con el que este espacio alternativo festeja su séptimo aniversario.

“Hemos luchado por la captación de agua de lluvia por esa situación, por la gente que ha muerto, por eso, es algo grave y estamos ante una situación de alto riesgo”, puntualizó.

Alejandro Lino, señaló que “¡tenemos que actuar ya! no podemos dejar que pase mucho tiempo, creo que una de las alternativas son las ecotecnias y muchas podemos trabajarlas para que sean la solución como familia y de ahí crecer a colonia y como sociedad, pero todos tenemos que solucionar esto de los acuíferos”, expresó.

La siguiente tabla explica la sobreexplotación de los mantos acuíferos en la Cuenca Alta del río La Laja en Guanajuato.

De todo el agua que existe el 97.5 por ciento es agua salada y solo el 2.5 por ciento es agua dulce. Del total de agua dulce, el 70 por ciento son glaciares, nieve o hielo. El 30 por ciento son aguas subterráneas de difícil acceso y menos del 1 por ciento está disponible para ecosistemas y el consumo humano, lo que usamos para agricultura (69%), sector industrial (19%) y sector municipal (12%).

El especialista en Ecotecnias lamentó que encima de todo, esa poquita agua que nos queda, que está disponible para el ser humano, “la cagamos y la meamos”, usamos el agua para bajarle al baño, la convertimos en aguas negras al momento de defecar y orinar en ellas.

Agregó que además gastamos mucha agua en la producción de alimentos. Aquí algunos ejemplos.

La crisis del agua es tal que se acerca el Día Cero, “está muy cerca en muchas ciudades y no lo hemos querido ver”, advirtió, por lo que se debe poner especial atención a resolver el problema entre todos, pero lo que pasa es que “los baños ecológicos, captación de agua de lluvia, eso no es negocio, eso no les deja, eso no es drenaje, eso no es romper calles, meter maquinarias, meter tubos, traer cemento, eso sí deja billete (…) y las plantas tratadoras de aguas negras dan billete salen en muchos millones y muchas se vuelven obsoletas porque ya no hay gente que las trabaje”, aseguró.

Y sí, el director general de la CEAG, Francisco de Jesús García León, en reunión de trabajo con diputadas y diputados del Congreso de Guanajuato, reconoció que de las 57 plantas tratadoras de agua que hay en el estado, “están operando menos del 50 por ciento (…) no hay recursos para que estén operando de manera adecuada”. (ver nota)

Te podría interesar

Siete países del mundo presentarán su oferta musical en el FIC 49

Anuncian el XXX Coloquio Internacional Cervantino, México 1521 realidad y ficción

Ante escasez de materiales los zapateros batallan hasta por la falta de cajas de cartón

León está a la vanguardia con el Sistema de Movilidad “Vía Inteligente”